Usted está aquí: Inicio / Servicios / Sanidad y Salud / Red de Ciudades saludables / Salud y mayores

Salud y mayores

Prevención de la Fragilidad

PREVENCIÓN DE LA FRAGILIDAD EN PERSONAS MAYORES

La fragilidad se define como un deterioro progresivo relacionado con la edad, lo que confiere una mayor vulnerabilidad a los factores de estrés y aumenta el riesgo de discapacidad y dependencia, debido a la alteración de la capacidad funcional. Su evolución depende de factores modificables y, por lo tanto, es susceptible de ser prevenible, detectable y tratable, con el fin de dotar a las personas mayores de un envejecimiento activo y saludable.

El envejecimiento poblacional y el aumento de la longevidad constituyen uno de los mayores logros alcanzados y suponen un reto para las personas mayores mantengan un envejecimiento saludable. Esto vendrá marcado por la capacidad que tengamos en la sociedad de aumentar no solo la esperanza de vida sino que los años ganados se vivan con buena salud .

Desde la Mesa de la Estrategia Local de Promoción de la Salud y Prevención nos marcamos objetivos y acciones coordinadas entre los diferentes departamentos para ofrecer a los mayores la formación , el entrenamiento y el apoyo que les permitan conseguir añadir vida a los años, y no solo años a la vida.


PREVENCIÓN DE CAIDAS EN EL HOGAR

Más de la mitad de las caídas se producen en casa. Asegúrate de que tu hogar no representa un riesgo para ti siguiendo las siguientes recomendaciones:

  • Ten siempre una buena iluminación; enciende las luces cuando te levantes por la noche. Si tienes escaleras, pon interruptores en la parte superior e inferior de las mismas.
  • Lo más recomendable es que evites tener alfombras; pero en caso de usarlas, asegúrate de que quedan bien sujetas al suelo y que no tienen irregularidades, arrugas o pliegues que faciliten los tropiezos.
  • Quita las cosas con las que puedes tropezar (paquetes, cables de aparatos eléctricos, del teléfono, etc.) de las zonas de paso.
  • Ponte un calzado que sujete bien el pie, con suelas no resbaladizas. No uses tacones o zapatos tipo zueco o chancleta, puedes tropezar más fácilmente.
  • En la cocina procura que los utensilios y cacharros que utilizas habitualmente estén al alcance de la mano. Para acceder a lugares altos utiliza escaleras estables. Los taburetes pueden ser peligrosos.
  • Para limpiar los suelos no utilices abrillantadores o ceras, pueden hacerlos resbaladizos. Evita pisar el suelo mojado.
  • Es recomendable que sustituyas la bañera por un plato de ducha y coloques barras de apoyo, fijadas a la pared, en bañera o ducha, lavabo e inodoro. En el cuarto de baño coloca una alfombrilla antideslizante dentro y fuera de la bañera o plato de ducha.