Es una medida difícil pero inevitable, según el consistorio