Usted está aquí: Inicio / Servicios / Seguridad ciudadana / Policía local / Consejos / En caso de accidente de tráfico

En caso de accidente de tráfico

La solidaridad en caso de accidente circulatorio puede contribuir a salvar muchas vidas y a reducir significativamente la gravedad de las lesiones de las víctimas. Por eso en el vigente Código Penal se impone a todos los usuarios (conductores, pasajeros, peatones, etc.) la obligación de prestar y demandar ayuda en estos casos, castigando la omisión del deber de socorro con multa de 3 a 12 meses, y aumentándola hasta llegar a prisión de 2 años y multa de 24 meses, si quién niega la ayuda es el conductor que ocasionó el accidente.

El impacto que produce presenciar un siniestro puede provocar una situación de caos, nervios y descontrol, para que no se pierdan estos primeros minutos en acciones inútiles es preciso llevar a cabo los siguientes consejos:

  • Detenerse en cuanto sea posible y apagar el motor, en donde no se obstaculice usando la señalización de avería para no provocar nuevos percances.
  • Apagar el encendido de los vehículos implicados, si fuera necesario y preseñalizar el lugar para alertar al resto de conductores (aproximadamente 100 metros antes en autovías y autopistas y 50 en el resto).
  • Solicitar o hacer que soliciten inmediatamente ayuda sanitaria y que se avise a la autoridad o sus agentes. Debe proporcionar, la información lo más fiel posible a las circunstancias del hecho, pues de ello depende que llegue la ayuda más apropiada.
    • Contacte con el Centro de Coordinación de Emergencias llamando al teléfono gratuito 112 y su requerimiento se transmitirá a los organismos correspondientes, según el caso (Policía Local, Guardia Civil, Cuerpo Nacional de Policía, Bomberos, Sanidad, Protección Civil, etc.)
    • También dispone de los números 092 (Policía Local) y 062 (Guardia Civil) según si el accidente se ha producido en vía urbana o interurbana.
  • No mover a los heridos, salvo riesgo de incendio o caída. Si se trata de un motorista, nunca debe quitarle el casco, pues puede causarle, aún sin quererlo, lesiones irreversibles.