Usted está aquí: Inicio / Noticias / Más de un centenar de vecinos dicen adios a Don Carnal, llorando por Doña Sardina

Más de un centenar de vecinos dicen adios a Don Carnal, llorando por Doña Sardina

El alcalde de Parla, José María Fraile, y el actor y humorista Pedro Reyes dieron el viernes 12 el chupinazo de salida a los Carnavales de Parla 2010, en los que han participado 45 entidades y 3.000 personas en el desfile y más de un centenar en el Entierro de la Sardina, con el que han terminado los festejos.
15/02/2010

Las asociaciones son las principales protagonistas de esta fiesta. Sin ellas, sería imposible el Carnaval. Los temas de las comparsas de este año han ido desde los disfraces tradicionales –como payasos o personajes medievales y de la Francia del Siglo XV- hasta los más elaborados. Así, han desfilado egipcios, indios y vaqueros acompañados por los soldados del Séptimo de Caballería, Asterix y Obelix con galos y romanos y hasta portando la marmita mágica, monstruos famosos del cine, cocineros impecables y hasta racimos de uvas vivientes.

Tampoco han faltado las comparsas reivindicativas. Una entidad reclamaba la Universidad para Parla, mientras otra –formada por disfraces de pájaros- se mostraba contraria a la experimentación con animales.

En total, han participado más de 3.000 ciudadanos y ciudadanas, de 45 entidades, en este desfile. Tras el recorrido, algunas comparsas se subieron al escenario para interpretar sus coplillas. las comparsas participantes desfilarán por el escenario para interpretar sus coplillas.

La macrodiscoteca móvil con pincha discos y concurso de disfraces el viernes por la noche, y las fiestas para niños el sábado por la mañana, para mayores el sábado por la tarde y por la noche para todos los ciudadanos, han llenado de alegría y color este fin de semana de Carnaval.

Las fiestas han terminado el miércoles 17 en la carpa donde los alborotadores, desconsolados y afligidos, bromistas y demás parentela de alegre vivir han velado a la difunta y expresado su más sentido pésame por su fallecimiento y comienzo de la Cuaresma.

El cortejo fúnebre partió a las 19.30 horas de este punto, entre llantos y lamentos de plañideras y acompañados por solemne banda de música y recorriendo las principales calles de la ciudad. Después se dio sepultura o crematorio a Doña Sardina, con gran dolor por el fin de las Carnestolendas y el comienzo del ayuno que impone Doña Cuaresma.



Imágenes