Usted está aquí: Inicio / Noticias / Las empresas de jardinería del Ayuntamiento de Parla realizan desde este año labores de compostaje

Este sistema tiene múltiples ventajas, ya que permite, entre otras cosas, abaratar costes y reducir la cantidad de residuos

Las empresas de jardinería del Ayuntamiento de Parla realizan desde este año labores de compostaje

Mediante el triturado de ramas se obtiene compost, que se utiliza como abono ecológico para las principales zonas verdes de la ciudad
08/08/2016
Las empresas de jardinería del Ayuntamiento de Parla realizan desde este año labores de compostaje

Tras triturar las ramas se les añade arena de río y agua para que el compost fermente.

Todas las empresas de jardinería que prestan sus servicios en el Ayuntamiento de Parla están ya obligadas de acuerdo al pliego de condiciones a ocuparse del reciclado de los residuos que generan en sus labores de trabajo. Estos residuos se tratan con un procedimiento llamado compostaje, mediante el cual se convierten en abono para fertilizar plantas de los parques y zonas verdes de Parla.

¿Cómo funciona el compostaje?

El proceso aplicado en el centro de compostaje de la ciudad consiste en triturar ramas y otros restos procedentes de la poda y mezclarlas con arena de río. Posteriormente se añade agua y se deja fermentar durante el tiempo necesario, removiendo la mezcla de vez en cuando para que el aire acelere el proceso.

Depende de la maduración del compost se utiliza al año siguiente o a los dos años para el recebo de praderas y resemillado de las mismas, principalmente. Una vez que está listo para su utilización se pasa dicho compost por una criba para que el grano del mismo sea homogéneo y de pequeño tamaño (ya que hay partes que están menos descompuestas). Cuando se realiza esta última operación, una vez maduro, ya está listo para su uso en las zonas verdes municipales.

El concejal que ahora mismo tiene delegadas las funciones de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Javier Molina, ha explicado que “lo más importante de todo esto, además de la reutilización de material de desecho, es que unos restos que iban destinados al vertedero se convierten en abono orgánico, mucho más ecológico y natural que los fertilizantes que utilizan productos químicos”.

Reciclado obligatorio, por primera, vez para todas las empresas

Las empresas que se dedican al mantenimiento y conservación de las zonas verdes del municipio tienen, desde este año, la obligación de ocuparse de que las ramas de árboles y algunos arbustos, productos de la poda en su mayor parte, sean tratados medioambientalmente para su reutilización.

Aunque esta forma de tratamiento de los desechos de zonas verdes lleva practicándose en Parla desde hace tres años, no todas las empresas acudían con sus residuos a la zona de compostaje de la ciudad, situada al final de la Avenida Juan Carlos I, ya que sus contratos con el Ayuntamiento no se lo exigían. Esto es algo que ha cambiado desde este año.

Abaratar costes y reducir la cantidad de residuos

Javier Molina ha destacado que “el compostaje es una forma más ecológica para producir abono para las plantas y al mismo tiempo permite abaratar costes, ya que no se tienen que llevar los desechos al vertedero, que cobra por tonelada, y reducir la cantidad de residuos que se generan de la poda y de otras labores de jardinería. Por estas razones este año se ha decidido incluir en los pliegos de condiciones de todas las empresas de jardinería la obligación de tratar sus desechos en el centro de compostaje local”.

El concejal ha apostillado que el compostaje es también “una forma de educación ambiental. Si todos estamos mentalizados de cómo tratar los residuos es otra forma de contribuir al medio ambiente”.

Ventajas del sistema

El abono fruto del proceso del compostaje que se realiza en la ciudad sirve para fertilizar grandes superficies verdes de Parla como la Dehesa Boyal y el Parque de las Comunidades, además de otros diez parques y zonas ajardinadas de cuyo mantenimiento se ocupan los servicios municipales.

En resumen, las ventajas del compost frente a otros tipos de abonos son varias:

  • Se cierra el ciclo de la materia orgánica
  • Se reutilizan  materiales de desecho
  • Disminuyen los residuos que van a vertedero (que por normativa se deben reducir) o a la incineración. De manera que se evitan problemas como la contaminación de suelos y las emisiones provenientes de la descomposición en vertedero o quema en incineradoras
  • Ahorro en abonos orgánicos. El compost fruto del proceso favorece la productividad de la tierra sin contaminarla con químicos. Es un fertilizante natural, mejora la estructura del suelo, protege contra la erosión y sirve como sustrato de cultivo
  • El compost inmaduro o triturado de restos de poda también se puede utilizar como acolchado en plazas municipales, alcorques, macizos arbustivos, etc.
Imágenes
Información adicional