Usted está aquí: Inicio / Noticias / La Comunidad de Madrid destruye en Parla casi 10.000 productos peligrosos para el consumidor

La Comunidad de Madrid destruye en Parla casi 10.000 productos peligrosos para el consumidor

Lásers, juguetes o electrodomésticos retirados en la región, eliminados en el Punto Limpio por ser inseguros.
21/10/2016
La Comunidad de Madrid destruye en Parla casi 10.000 productos peligrosos para el consumidor

La destrucción se ha realizado en uno de los dos Puntos Limpios de Parla, en la calle Bruselas

Hoy ha tenido lugar en el Punto Limpio de la calle Bruselas de Parla un acto de destrucción de casi 10.000 productos peligrosos y no aptos para el consumo, retirados en toda la Comunidad de Madrid por la Dirección General de Comercio y Consumo por suponer riesgos para la salud y la seguridad de los consumidores.

Casi 10.000 productos peligrosos

El acto ha contado con la presencia de la directora general de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid, María José Pérez-Cejuela, que ha estado acompañada por la primera teniente de alcalde de Parla, María Jesús Fúnez y de la concejala de Empleo y Comercio, Elena Taboada.

En total han sido destruidos 9.929 productos y artículos de toda la región “en alerta de consumo” por incumplir la normativa de seguridad. La mayoría de los artículos eliminados (un 66%) pertenecen a la categoría de láser (linternas, pistolas, punteros y llaveros); seguidos por juguetes (un 19%), disfraces (un 7%), material eléctrico (un 7%) y otros artículos como mosquetones y quitapelusas (1%).

La Comunidad de Madrid ha elegido Parla

La primera teniente de alcalde, María Jesús Fúnez, ha dado las gracias a la Comunidad de Madrid por haber elegido Parla para realizar este acto. “Se trata de un acto que se hace de forma periódica en diferentes municipios de la región, ya que los productos que hoy destruimos han sido incautados por toda la Comunidad de Madrid. Y agradecemos a la Comunidad que haya elegido Parla para hacerlo en nuestro Punto Limpio, porque se trata de un acto muy visual, pero a la vez muy necesario, porque es importante sacar de la circulación productos que son peligrosos para el consumidor”, ha manifestado María Jesús Fúnez.

Compromiso con el medio ambiente

Por su parte, la directora general de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid, María José Pérez-Cejuela, ha agradecido al Ayuntamiento de Parla “el poder hacer esta destrucción, de lo que llamamos productos peligrosos para la salud de los consumidores y para los niños, en su Punto Limpio, por el compromiso con el medio ambiente”.

La directora regional ha detallado que se ha procedido a la destrucción de “algunos  juguetes que son peligrosos porque tienen piezas pequeñas, que pueden provocar problemas de asfixia; otros como lásers de linternas, llaveros, bolígrafos… que no tienen la categoría que deben tener, ni los medios para prevenir problemas oculares”.

“También destruimos caretas, disfraces, pelucas, que pueden también provocar asfixia y tienen un alto grado de inflamabilidad. Procedemos a la destrucción porque la labor inspectora de la Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid, aparte de inspeccionar todos los productos en los diferentes comercios, cuando hay productos en alerta de consumo y no hay una certeza de que estos comercios los vayan a destruir o retirar del mercado, la Administración autonómica se encarga de hacer esta destrucción, como hoy en Parla”, ha detallado María José Pérez-Cejuela.

Productos rechazados por informes técnicos

Los productos destruidos se han eliminado tras ser rechazados por informes técnicos con los que trabajaba la Dirección General de Comercio y Consumo, con el objetivo de garantizar la seguridad de los consumidores.

En porcentajes, el material eliminado podía producir diferentes lesiones: oculares por el láser (67%) como linternas, llaveros y bolígrafos; asfixia (17,6%) por la utilización de huevos dinosaurios, puffer o muñecos; y quemaduras por inflamabilidad (7,1%) en máscaras y pelucas.

Otros 7% del material se ha destruido por riesgos de descarga eléctrica o incendio, como los que presentaban enchufes, cargadores, adaptadores de viaje y pistolas termofusibles. El 1,3% restante se ha deshecho por riesgo de lesiones por caídas o atrapamiento, como el que representaban mosquetones, carritos de muñecas y pelusas.

Alerta en los juguetes

Por último, la directora general de Comercio y Consumo ha explicado que “estamos hablando de productos que están en una Red de Alerta, en la que la Comunidad de Madrid es muy activa e impide que estos productos se comercialicen y puedan adquirirse, no sólo en España, sino en cualquier país europeo”. Y ha detallado que en los nueve primeros meses del año la Comunidad de Madrid ha notificado 114 alertas de productos peligrosos de consumo, casi el 25% del total de toda España.

María José Pérez-Cejuela ha precisado que en este tipo de alertas por productos inseguros “siempre los juguetes nos preocupan especialmente por la infancia. Por ello, la Comunidad de Madrid ha firmado un convenio con la Asociación Nacional de Fabricantes de Juguetes, que es la mejor para dar informaciones sobre normativa del juguete, no sólo a los consumidores, sino a los operadores y los técnicos de consumo”.

Imágenes
Información adicional