Usted está aquí: Inicio / Noticias / La Asociación Juventudes Hospitalarias de Parla abre un crowdfunding para comprar una furgoneta con la que “transportar tu ayuda”

La Asociación Juventudes Hospitalarias de Parla abre un crowdfunding para comprar una furgoneta con la que “transportar tu ayuda”

Servirá para recoger y trasladar alimentos, ropa o juguetes que donan colegios, Ampas, empresas, etc.
22/05/2018
La Asociación Juventudes Hospitalarias de Parla abre un crowdfunding para comprar una furgoneta con la que “transportar tu ayuda”

Hasta ahora, los voluntarios usan sus propios vehículos para este transporte

Los voluntarios de la Asociación Juventudes Hospitalarias de Parla, además de su tiempo y su trabajo, utilizan sus propios vehículos para recoger y transportar los alimentos, la ropa o los juguetes que donan los colegios, Ampas, empresas, centros de salud y entidades para repartir entre las familias necesitadas de la ciudad. Necesitan una furgoneta. Para comprarla han ganado una beca social. Pero les faltan 1.500 euros y han abierto un crowdfunding para recaudarlos.

Una furgoneta en vez de los vehículos privados de los voluntarios

“Aparte de la comida que viene del Banco de Alimentos, hacemos campañas todo el tiempo: operaciones kilos en los colegios, rastrillos, teatro… Hacemos muchísimas cosas y para nosotros es un problema transportar lo que recogemos con nuestros coches particulares. Creemos necesario tener una furgoneta”, cuenta Marisa Bustarviejo, una de las voluntarias de la Juventudes Hospitalarias y la actual tesorera.

“Transporta tu ayuda” ha conseguido 12.400 euros gracias a la Obra Social La Caixa

Para financiar la compra de la furgoneta, la entidad presentó su proyecto “Transporta tu ayuda” a una convocatoria de becas de la Obra Social de La Caixa y, según explica Marisa, “hemos ganado. De toda España, han elegido cinco proyectos y uno es el nuestro. Aparte de lo bien que nos viene la furgoneta, estamos súper orgullosos de nuestro proyecto y de haber sido uno de los elegidos”.

La ayuda de la obra social de la citada entidad bancaria es de 12.400 euros. Para conseguir los 1.500 euros que faltan para la compra del vehículo, Juventudes Hospitalarias ha abierto un crodwfunding con el mismo nombre que el proyecto al que se puede acceder desde su página web: http://www.juventudeshospitalarias.com/index.php/colabora/

Se puede colaborar desde cinco euros

Paralelamente, la entidad parleña ha abierto la cuenta bancaria ES10 2100 1868 7502 0017 6700, “para la gente que no tiene Internet. Estamos distribuyendo unos marcapáginas con ese número de cuenta para que la gente aporte lo que quiera. Se puede contribuir desde cinco euros. Y con 20 euros, regalamos una taza que hemos hecho preciosa con el logo de nuestra asociación”, detalla Marisa. Hay 60 tazas para los otros tantos primeros donantes.

La cuenta permanecerá abierta para financiar otros proyectos de la entidad

El crodwfunding estará abierto hasta el 25 de junio, pero una vez que termine, la cuenta seguirá abierta. Y es que, según explica la tesorera de Juventudes Hospitalarias, “aparte de los alimentos del Banco, hay otros que nadie nos da, como harina, azúcar, huevos, quesitos, magdalenas, que son muy difíciles de conseguir y los compramos nosotras con lo que recaudamos de los rastrillos y las cosas que hacemos”.

“Además, tenemos en proyecto poder dar perecederos, comprarnos unos arcones para poder dar pescados y otros frescos”, añade Marisa Bustarviejo que lleva 30 de los 35 años de la asociación trabajando como voluntaria.

35 años trabajando por las familias con necesidades del municipio

Juventudes Hospitalarias nació como asociación infantil y juvenil en 1982, pero pronto se convirtió en una entidad de acción social. Es una de las asociaciones que colabora con el programa de garantía alimentaria de la Concejalía de Servicios Sociales, pero además, realiza otras acciones como distribución de ropa y utensilios, atención personalizada y acompañamientos a mayores y enfermos, apoyo escolar o talleres ocupacionales.

Los voluntarios: “Nos compensa muchísimo. Si nos pagaran, no lo haríamos”

Y todo gracias a voluntarios que trabajan mucho, y gratis. Según asegura Marisa, “posiblemente si nos pagaran no lo haríamos, nos compensa muchísimo. Contribuimos a la dignidad de las personas, a que los niños tengan la infancia que deben. Por supuesto que nos compensa. Nos sentimos orgullosísimos del trabajo que hacemos”.

La voluntaria detalla que “hoy lunes hemos empezado a trabajar a las 9:00 horas, porque tenemos despacho. Nosotros tenemos prácticamente 30 derivaciones todos los meses de Servicios Sociales. La gente viene a nosotros un año y después tienen que descansar porque Servicios Sociales ve si sus condiciones han cambiado”.

“La gente tiene que vivir con dignidad y ésta es nuestra forma de contribuir a ello”

“Igual estamos descargando un camión, que estamos atendiendo la mesa, que recogiendo ropa en un colegio, o en rastrillo. Pero creemos que la gente tiene que vivir con un poco de dignidad y es nuestra forma de contribuir a ello”, continúa Marisa que asegura que “lo que más nos preocupan son los niños”.

“En este momento, la mayoría de las personas que vienen son mujeres con niños. Nos preocupa que nos llamen de un centro de salud porque hay una señora que no tiene leche, que los niños vayan al colegio sin desayunar. Para nosotros eso sí que es una preocupación. Los niños tienen que tener todos sus derechos porque la infancia pasa volando y eso es lo que les va a marcar toda su vida”, concluye la tesorera de Juventudes Hospitalarias.

Con los alimentos que recogen del Banco de Alimentos o de todas las empresas, colegios, centros de salud, organismos, públicos y privados, que colaboran con ellos, proporcionan comida no perecedera a entre 250 y 300 familias al año, alrededor de un millar de personas. Con 1.500 euros podrán adquirir una furgoneta que les facilite el transporte de esa valiosa ayuda sin tener que depender de sus vehículos particulares.

 

Información adicional