Usted está aquí: Inicio / Noticias / El parleño Carlos Rodríguez, ejemplo de esfuerzo y superación en la lucha contra el cáncer de mama

El parleño Carlos Rodríguez, ejemplo de esfuerzo y superación en la lucha contra el cáncer de mama

Comenzó a nadar hace cinco años, cuando su madre fue diagnosticada de esta enfermedad, para darle una razón de lucha.
19/10/2015
El parleño Carlos Rodríguez, ejemplo de esfuerzo y superación en la lucha contra el cáncer de mama

Carlos Rodríguez ha contado su experiencia al alcalde y los concejales de Deportes

Hace cinco años, Carlos Rodríguez, vecino de Parla de 38 años, recibió junto a su familia la noticia de que su madre padecía cáncer de mama. Pensó en hacer algo que animara a su madre y le diera fuerzas para luchar. Y así fue como ha hecho de la natación una vía para ayudar a su madre y a otros enfermos. Lo último ha sido, junto a otros tres nadadores, cruzar el Estrecho de Gibraltar para obtener fondos para los enfermos de esclerosis múltiple.

Por su madre

“Todo esto empieza cuando a mi madre le diagnostican un cáncer de mama en una revisión rutinaria”, cuenta Carlos Rodríguez. De aquello han pasado unos cinco años y su madre ha superado la enfermedad tras operaciones y tratamientos y tiene el alta médica, pero en el primer momento “entró en una dinámica pesimista, negativa, no tenía ganas de hacer muchas cosas”.

Carlos decidió buscar algo “que a mí también me diera miedo” y optó por nadar en mar abierto. “Yo me ponía a nadar y me daba mucho miedo, en cuanto veía un pez salía corriendo”, cuenta el deportista parleño que se planteó nadar los cinco kilómetros de la travesía Tabarca-Santa Pola.

“Cuando se lo conté a mi madre, me dijo que no hacía falta que hiciera nada. Le dije que sí, que esto para mí también era un reto, una lucha y lo que quería es que viese que con lucha y esfuerzo se consigue salir adelante. Y eso fue el despertar para ella”, explica Carlos.

De la Tabarca-Santa Pola, al Estrecho de Gibraltar

Durante cuatro años, Carlos ha estado nadando en solitario, “con mucho esfuerzo y sacrificio”. Hasta que hace un año, entra a formar parte del Club Natación Máster Torrijos con el que el 3 de octubre junto a tres compañeros (Francisco Javier Peña, Carlos Rodríguez, Hernán Cortés y Víctor Martín-Macho) cruzó a nado los 16.500 kilómetros del Estrecho de Gibraltar, entre la isla de Tarifa y Punta Cires. Un reto que consiguieron en tres horas y 36 minutos.


“Nos han pasado cosas increíbles. Nos habían avisado que podíamos ver delfines, calderones, tortugas… pero no nos habían dicho que se podían oír, y yo los oí cuando llevaba una hora nadando. Después, nos acompañó un delfín jugando con la escupa que dejaba el barco. Es una experiencia inolvidable, que te enriquece mucho personal y deportivamente. Es culminar un reto y un deseo de superación”, ha detallado Carlos.


La travesía forma parte del reto “Na-Darlo todo por la esclerosis múltiple” destinada a apoyar a los enfermos de esclerosis múltiple, a través de la investigación que realiza el grupo de Neurobiología del Desarrollo del Hospital de Parapléjicos de Toledo.

Carlos ha dedicado la carta de navegación a Parla

El alcalde de Parla, Luis Martínez Hervás, y los concejales delegada y especial de Deportes, María Jesús Fúnez y Javier Molina, respectivamente, han recibido esta mañana al nadador parleño coincidiendo con el Día Mundial del Cáncer de Mama. Tras escucharlo con atención, los tres le han felicitado por su hazaña y su afán de superación, un ejemplo para las personas que luchan contra una enfermedad y para sus familias.

Para las mujeres, Carlos ha dejado un mensaje: “Lo más importante es que no tengan miedo a realizarse las revisiones, que el 90% de los casos de cáncer de mama se curan si se cogen a tiempo. Por eso, que no tengan miedo. Y en el caso de que tengan un diagnóstico de cáncer, la única forma de vencerlo es luchando. Siempre mirando hacia delante, viendo cosas positivas, que estén en el momento pesimista el tiempo justo, que enseguida hay que luchar”.

Y para Parla ha dejado la carta de navegación de la hazaña con la que ha cruzado a nado el Estrecho, y un avance de su próxima aventura. “Seguramente haré una travesía de 27 kilómetros en Galicia, entre las Islas Cíes y la Isla San Simón, se conoce como ‘La batalla grande’”.

Ya ha entrenado en los 13 grados de las aguas gallegas, sin rendirse pese a un principio de hipotermia. Porque “la vida es muy bonita y la única forma de salir adelante es luchando”.

Información adicional