Usted está aquí: Inicio / Noticias / El Ayuntamiento se concentra, un día más, en repulsa por el asesinato de una mujer boliviana de 28 años, presuntamente a manos de su expareja, en la localidad madrileña de Las Rozas

El Ayuntamiento se concentra, un día más, en repulsa por el asesinato de una mujer boliviana de 28 años, presuntamente a manos de su expareja, en la localidad madrileña de Las Rozas

La concejalía de la Mujer ha vuelto a concentrarse esta mañana, en repulsa por el asesinato de una mujer boliviana de 28 años, que murió apuñalada, presuntamente, a manos de su expareja, que se encuentra en búsqueda y captura, según ha informado Europa Press. La mujer falleció ayer en su domicilio, situado en la calle Las Acacias de localidad madrileña de Las Rozas, tras recibir siete puñaladas en el tórax, según informaron a Europa Press fuentes de Emergencias Madrid 112. Una de las compañeras del restaurante 'El Convento', situado en la localidad madrileña de Las Rozas, donde la víctima trabajaba como camarera desde hacía varios meses, reconoció que su amiga "vivía con temor y asustada" y que tenía "muchas denuncias" contra sus presunto agresor."Estaba todo el día molestándole por la calle, le escribía letreros, le decía que le iba a matar a ella, a su madre y a su hijo", añadió.
30/06/2008

Según Europa Press, para Helmert, un vecino del número 2 de la calle Acacias -donde residía la mujer y donde falleció- que fue testigo de la trágica escena relató que al parecer la chica llegó del trabajo y él la estaba esperando. "Todo estaba anunciado", dijo. Al escuchar los gritos Helmert se asomó al rellano y se encontró a Gaby "tirada en el suelo en un charco de sangre", mientras su madre trataba de socorrerla, ya que fue en la misma puerta de su vivienda donde la agredida recibió las siete puñaladas mortales."Ayúdenme, que la han matado", fueron los gritos que escucharon Juan y su familia, vecinos del edificio de enfrente, mientras estaban cenando -en torno a las diez de la noche-. De hecho, al asomarse a la ventana, uno de los hijos vio que "el hombre -supuesto agresor- salió corriendo con una bolsa negra".


"No era un persona normal", opinó Helmert, que vive justo en el piso inferior al de la víctima, y afirmó que no sólo "la perseguía", sino que también pintaba en las fachadas de la zona y en el portal. En una de estas pintadas, que ella misma tuvo que borrar, llegó a escribir: "si no me amas te mato", corroboró Carmen, otra vecina. Desde la ventana de su habitación del 2ºB, Helmert ya había visto al presunto asesino "merodeando un par de veces" por el portal de la casa. De hecho, el vecino comentó que un día le sorprendió intentando forzar la entrada del portal donde vivía Gaby, aunque confesó que, en ese momento, pensó que sería "un ladrón". Los servicios sanitarios, que recibieron el aviso hacia las 22:39 hora local, se desplazaron hasta el lugar de los hechos con una ambulancia básica y una UVI Móvil. Los trabajadores de Emergencias 112 trataron por todos los medios y sin éxito de reanimar a la herida, que se encontraba en estado de preparada debido a las siete heridas de arma blanca que recibió en la región torácica anterior. Según confirmó la Policía Local de Las Rozas, el agresor, antigua pareja de la fallecida, huyó del lugar y se encuentra en búsqueda y captura.

Además, de manifestar la enérgica repulsa contra la violencia contra las mujeres, la corporación municipal se comprometió a apoyar a las organizaciones sociales que defienden la igualad y específicamente a las mujeres que trabajan con víctimas de la violencia de género; continuar poniendo en marcha programas educativos y campañas donde los hombres sean una herramienta más para erradicar esta violencia e impulsará programas específicos para abordar la situación de las mujeres en situaciones de especial vulnerabilidad en la ciudad; colaborar con la Comunidad de Madrid y el Gobierno central para poner a disposición de las mujeres víctimas todos los recursos que necesiten, al tiempo que solicitar a ambas administraciones que aumenten las partidas que transfieren a las corporaciones locales para aumentar las actuaciones contra la violencia de género, en desarrollo de las actuaciones recogidas en la ley 3/2004.

Entre los acuerdos, también se encuentra pedir al gobierno regional que promueva planes de igualdad en los centros educativos y que se contemple la violencia de género como un problema grave de Salud Pública dentro de los Planes de Salud.

Imágenes