Usted está aquí: Inicio / Noticias / El Ayuntamiento de Parla vuelve a trabajar la prevención de la violencia de género con los adolescentes y jóvenes desde el teatro

El Ayuntamiento de Parla vuelve a trabajar la prevención de la violencia de género con los adolescentes y jóvenes desde el teatro

El proyecto se realiza en el último trimestre del año para unos 400 estudiantes de 4º de la ESO de siete centros de Secundaria de la ciudad.
23/10/2018
El Ayuntamiento de Parla vuelve a trabajar la prevención de la violencia de género con los adolescentes y jóvenes desde el teatro

Participan los IES Manuel Elkin Patarroyo, Las Américas, Nicolás Copérnico, Narcís Monturiol y Humanejos y los colegios concertados Aquila y Torrente Ballester

Los jóvenes estudiantes de 4º de la ESO de siete centros educativos de Secundaria de Parla participan este último trimestre del año en una iniciativa que la Concejalía de Igualdad vuelve a poner en marcha tras el éxito de la campaña el curso anterior. El objetivo es trabajar desde la adolescencia en la educación y prevención de la violencia de género a través de herramientas escénicas y terapéuticas.

Participan alrededor de 400 estudiantes de 4º de la ESO de siete centros de Secundaria

La concejala de Igualdad, Marta Varón, ha explicado que “este curso volvemos a poner al servicio de la educación y la prevención, un programa trimestral con el que calculamos que vamos a llevar a aproximadamente a 400 chicos y chicas de 15 y 16 años de cinco institutos y dos colegios concertados del municipio”.

Se trata de los IES Manuel Elkin Patarroyo, Las Américas, Nicolás Copérnico, Narcís Monturiol y Humanejos y los colegios concertados Aquila y Torrente Ballester. Son sus alumnos de 4º de Secundaria los destinatarios de este proyecto de psicoescena.

El teatro puesto al servicio de la educación y prevención de la violencia de género

“Ponemos el teatro al servicio de la prevención de la violencia de género. Es una herramienta con la que es mucho más fácil llegar a los adolescentes y a los jóvenes que con una charla. De ahí su éxito y la gran implicación que muestran los jóvenes. Desde la Concejalía de Igualdad tratamos de llegar a los estudiantes, con los que trabajamos continuamente a lo largo de todo el curso a través de aquellos recursos más cercanos a su generación”, ha destacado Marta Varón.

La edil ha matizado que “la psicoescena reúne una serie de técnicas relacionadas con las artes teatrales, escénicas y también terapéuticas. Es decir, por un lado, los alumnos y alumnas asisten a una representación que cuenta la relación de pareja de dos personajes adolescentes como ellos; y, después, los propios espectadores pueden participar en una sesión psicoeducativa con la que ellos aprenden y de la que nosotros extraemos aquello en lo que debemos seguir trabajando”.

En la primera sesión se escenifican mitos, celos, machismo o control en redes sociales

Así, en un primera fase de dos horas de duración, los estudiantes contemplan una serie de escenas de teatro protagonizadas por una pareja de adolescentes. A través de esta escenografía, los jóvenes espectadores ven cómo se abordan aspectos como la perspectiva del amor idílico, la creencia del “príncipe azul” o los mitos del “amor romántico”.

En la misma línea, a través de la representación teatral, se trabajan aspectos como el control de la pareja a través de las nuevas tecnologías, desde whastaap a redes sociales; los roles de cada miembro de la pareja, el machismo, los celos o las diferentes etapas de una pareja también se exponen en las escenas teatrales.

Sesiones conducidas por un terapeuta

“Pero, el éxito de este proyecto, no sólo en la aceptación por parte de los jóvenes sino esperamos que también en los resultados, es que los chicos y chicas no son meros espectadores, sino una parte activa del cambio. Por eso se les da voz y participación”, ha detallado la concejala de Igualdad.

Por eso, las sesiones están conducidas por una terapeuta que acompaña a los actores. Y se dirigen a grupos de aproximadamente 30 alumnos para mejorar el resultado. Sobre todo de la segunda fase, que tiene una duración de una hora, y tiene como fin una intervención psicoeducativa.

Tras la representación, los jóvenes participan en una acción psicoeducativa

Marta Varón ha añadido que “en estas segundas sesiones que siguen a la actividad teatral, los jóvenes pueden ya profundizar de forma más persona, también acompañados por un terapeuta, en los temas que han visto en la representación”

Celos, control, falta de confianza, baja autoestima, son sólo algunas de las conductas y sentimientos que, ya sin los personajes, los jóvenes pueden manifestar, ya sea a través de su opinión o de su propia visión si se sienten identificados.

Y es que la metodología sirve para que, aunque los participantes no hayan pasado por una experiencia personal similar a la de la función, puedan experimentar determinadas actitudes gracias a que se recrean situaciones que fomentan la reflexión e intervención del grupo.

Financiado por la Dirección General de la Mujer de la Comunidad de Madrid

El proyecto está financiado por la Dirección General de la Mujer de la Comunidad de Madrid en el marco del Convenio suscrito por la Concejalía de Igualdad con esta entidad para 2018 (Programa de Asistencia integral y multidisciplinar a las víctimas de violencia de género y sus hijos e hijas. Actuaciones de prevención y sensibilización).

En la línea de los #CortosXLaIgualdad

Este proyecto de teatro para prevenir la violencia de género entre los más jóvenes va en la línea de los #CortosXLaIgualdad, una novedosa campaña puesta en marcha por el Ayuntamiento de Parla en el año 2016 en la que cerca de 500 estudiantes de varios institutos de Parla en este caso eran los protagonistas y grabaron cortometrajes con los que difundir valores de igualdad y de lucha contra la violencia de género.

“Si hay violencia, no es amor”, “No es no” y “En otra piel” fueron los #CortosXLaIgualdad de este año de los estudiantes de los Institutos Enrique Tierno Galván, La Laguna y Nicolás Copérnico, respectivamente. Los tres compitieron en el canal YouTube por conseguir el mayor número de “Likes” (Me gusta), y el ganador, el Nicolás Copérnico, pudo volver a grabar su cortometraje “En otra piel”, esta vez con medios profesionales.

 

 

 

Imágenes