Usted está aquí: Inicio / Noticias / Cientos de vecinos de Parla despiden un Carnaval marcado por la defensa de la Sanidad Pública con un multitudinario entierro de La Sardina

Cientos de vecinos de Parla despiden un Carnaval marcado por la defensa de la Sanidad Pública con un multitudinario entierro de La Sardina

En su testamento, Doña Sardina hizo también alusión a los recortes en Educación.
14/02/2013

Cientos de vecinos de todas las edades se dieron cita ayer frente a los soportales de la Antigua Biblioteca para presentar sus respetos y despedir hasta el próximo año los restos mortales de Doña Sardina de la Mar Salada, poniendo así fin a las celebraciones de Carnaval de este año que han estado protagonizadas por la defensa de la Sanidad Pública y las protestas contra los recortes.

Desde las 19:00 horas, grandes y pequeños acudieron a la capilla ardiente de Doña Sardina para participar con gran alegría en el velatorio y despedir con la merecida solemnidad y tristeza las celebraciones del Carnaval.

El cortejo fúnebre, en el que estuvieron presentes el concejal de Presidencia, Pablo Sánchez Pastor, y el concejal de Desarrollo Empresarial y Nuevas Tecnologías, Ángel Sánchez Porcel, partió a las 19:30 horas para recorrer las principales calles de la ciudad acompañados por la Banda Musical Harmonía, que abría la comitiva anunciando con sus pasodobles y temas populares la llegada del féretro para que se unieran a la procesión cuantos vecinos quisiesen.

Finalmente, el cuerpo de Doña Sardina fue trasladado de nuevo a la Antigua Biblioteca donde los alumnos del grupo de adultos de la Escuela Municipal de Teatro, que fueron los encargados de velar, transportar, acompañar el féretro como plañideras, dieron lectura al testamento y última voluntad de Doña Sardina, en el que no faltaron alusiones ni a los recortes en Sanidad Pública y Educación, ni a la necesidad de legar a los gobernantes nacionales y regionales los cuadernos Rubio de Doña sardina para que aprendieran a sumar y restar “sin llevarse nada”.

Cumplida la última voluntad de la difunta, el cuerpo fue trasladado al crematorio para su incineración, dando paso así al comienzo de la Cuaresma e iniciando la cuenta atrás para la Semana Santa.

Imágenes