Virginia de la Fuente, propietaria de Pinochoprink